Meditar en la ciudad

Foros: 

La vida cotidiana ofrece un sinfín de oportunidades para ser conscientes de la riqueza y el significado que atesora cada instante. Basta con saber relajarse e ir más allá de los automatismos mentales.

La ciudad es y debe ser un lugar privilegiado para practicar la meditación. Por supuesto que es un reto mantener la actitud adecuada en medio del tráfico, en un atasco, cuando se pierde el autobús o cuando hacen obras en la calle en la que trabajamos. Estar bien cuando todo es bonito y tranquilo y cantan los pájaros puede ser más o menos fácil, pero sentirse sereno y anclado cuando los cláxones suenan y el humo no permite respirar a pleno pulmón, tiene su qué.

Hay muchas formas de meditación, con objetivos diferentes. La gama es amplia. Desde el acto corriente de meditar sobre un problema, es decir, concentrarse en ello y pensar seriamente en la situación, a la meditación propiamente dicha favorece la experiencia de vacuidad o contemplación.

Buscando tiempo para meditar, entre el asfalto y el ruido de la ciudad, pero lo encontraré. Buen consejo. Saludos

Prueba a buscar un lugar tranquilo donde simplemente puedas descansar la mente y el cuerpo. A veces la excusa es no tener tiempo, yo me excuso de la misma forma, pero cuando descubres que simplemente dando un paseo por alguna zona donde hace tiempo no paseabas o bien un paseo más largo para poder relajar mejor tu cuerpo te invita a meditar, a veces sin ni siquiera quererlo.

Hablar con uno mismo es el mejor y mayor de los poderes que tenemos. De ahí podemos deducir que nos gusta que nos inquieta que nos hace daño etc... meditar no es más que hablar con uno mismo y preguntarte si lo que haces en tu vida te gusta o de lo contrario se te hace cuesta arriba.

A través de la meditación se pueden corregir muchos errores que simplemente hacemos por ignorancia, por que pensamos que hablar con uno mismo es de gente enanejada, pero en el fondo es un poco de miedo de saber de todos esos poderes que se ocultan en nuestro interior para superarlo todo en la vida. Miedos tenemos todos, pero hay que superarlos. La meditación te brinda esa posibilidad y muchas otras.

Saludos