La experiencia del Invierno

Ya se huele en el ambiente la entrada del invierno. Sobrevivir a la estación oscura y fría no es noticia, al contrario de lo que sucede con el esplendor juvenil.  Se espera que el invierno sea benigno y pase lo antes posible. Pero se diría que al invierno no le gusta poner las cosas fáciles, no es su estilo. Por eso suele hacerse largo y duro de atravesar. Tanto, que empieza con unas prudentes vacaciones para alumnos y maestros, o con las salas de urgencias congestionadas de pacientes. Y su final viene a coincidir con la Semana Santa, donde se conmemora el triunfo del amor que disipa las tinieblas. La vida será algo caso inevitable a partir de ese momento. Pero hasta entonces hará falta previsión y perseverancia para desenvolverse por ese territorio.

Los inviernos de hoy pueden ser más dulces que los de antaño gracias a la calefacción, si bien no basta para conjurar los peligros. El ánimo se contrae, la ansiedad acecha, las articulaciones o la espalda envían tal vez dolorosos mensajes.  Es posible que nos envuelva un sentimiento de soledad o que un ser querido concluya su andadura por esta tierra.

El invierno no es un mero paréntesis en el conjunto del año. De alguna manera, nos propone un cambio de nivel. La luz o la alegría escasean fuera, habrá pues que bombearlas desde dentro. El frío poda lo superfluo y realza lo esencial por contraste. Las fiestas de Navidad y Año Nuevo, a menudo desaprovechadas, ofrecen un viejo antídoto para reconciliarse con todos esos aspectos gracias al calor de la familia y los amigos. El ambiente huele un poco a invierno. Feliz experiencia invernal.

Comprobado científicamente los abrazos, los besos nos abren al otro y nos refuerzan la salud.

Una de las formas de combatir el frío invierno está al alcance de la mano de todos. Cada uno de nosotros fue concebido entre besos y abrazos, y saludado al llegar a este mundo con abrazos, besos que aportaron a nuestra piel no solo afecto sino también la flora bacteriana del grupo familiar. Como otros muchos animales de sangre caliente, el ser humano necesita el abrazo para mantener ciertas constantes biológicas y ambientales, y estabilizar su microflora. Está científicamente comprobado que los animales que viven solitarios, sin acercamineto a otros animales, enferman más, son más débiles y vulnerables, y mueren más jóvenes.

Mi recomendación.

1 Comparte emociones

2 Recupera las caricias, los abrazos y besos en tu grupo familiar.

3 De este contacto pueden surgir el afecto y afinidad con otras personas.

Contra el frío invierno, abrazos, besos y vida!

Me ha gustado mucho este artículo y quiero dar las gracias, por lo que publicais aquí. No sé a los demás pero a mi me sirve para mi vida diaria. No nos damos cuenta y poco a poco vamos perdiendo todos estos pequeños detalles que al final hacen la diferencia.

Saludos y gracias de nuevo

Hoy un amigo me ha enviado unos consejos que mejorarían mi vida y seguro la vuestra. No nos paramos a pensar en esas pequeñas cosas que como dices al final hacen la diferencia.

Un saldo a todos espero que esto os ayude.

 

Contesta el teléfono por el oido  IZQUIERDO
No tomes café DOS VECES al día. 
No tomes pastillas con agua FRIA 
No consumas alimentos PESADOS después de las 5 de la tarde. 
Reduce la cantidad de ACEITE en los alimentos que consumes.
Toma mas  AGUA durante la mañana, menos por la noche. 
Conserva tu distancia de los RECARGADORES  de teléfonos inalambricos, de casa o móvil. 
No uses teléfonos inalambricos ó audifonos por un periodo de tiempo LARGO. 
La mejor hora para dormir es de las 10pm de la noche a las 6am de la mañana. 
No te acuestes inmediatamente despues de tomar un medicamento antes de dormir. 
Cuando la bateria esta baja en la ULTIMA barra, no contestes el telefono, ya que la radiacion es 1000 veces mayor.